Mª Francisca Pérez

Terapeuta regresiva y maestra de Reiki.

Hola, mi nombre es Paqui Pérez y quiero contarte un poquito de mí y como llegue a la profesión de terapeuta.  

Durante 25 años me he dedicado al mundo comercial, dirección comercial y todas sus áreas. Fue en esta profesión donde por primera vez comienzo a tener contacto con los principios de éxito y el autoconocimiento y la superación personal. Durante toda mi profesión estudie mucho sobre la psicología aplicada a la venta y me convertí en una investigadora del comportamiento del ser humano. Aprendí sobre los principios de éxito, la superación de obstáculos, la perseverancia, la paciencia, la actitud positiva, el poder de la organización, el perdón, pero sobre todo aprendí que nuestros pensamientos generan unas decisiones, estas a su vez acciones y estas acciones son las que hacen de nuestras vidas lo que es, o como dicen, crean un destino. 

Después de 20 años aprendiendo y aplicando en mi vida todo lo que aprendía, apareció en mi el Reiki lo que me enseño que somos seres espirituales y que somos más que este cuerpo. Durante 7 años aplique el Reiki a mi vida y a las personas que me lo pedían, todo esto me llevo a conocer, pero sobre entender mucho más al ser humano.  

Mi maestra de Reiki me hablo de la metafísica, así que comencé a estudiar y a aplicarla en mi vida diaria, lo cual fue un gran complemento añadido al conocimiento adquirido en lo personal y aboral, y por consiguiente, conocer mucho mejor a las personas, pero sobre todo a entenderlas. 

Hace cuatro años apareció de una forma “casual” una amiga del colegio. Hacía más de veinte años que no la veía y me invito a ir a una terapia regresiva, me dijo que ella tenía cita y no podía ir, que fuera yo y aprovechara la cita de ella. En el primer momento le dije que no, que yo para que iba a ir, ella me animo y me dijo “ve, porque tú la vas a aprovechar” algo dentro de mí me dijo, “porque no”, y con mucha desconfianza y sin saber ni como acepte. Fuimos a la consulta del Dr. D. Juan José López Martínez y fue una de las experiencias más sanadoras que he tenido. Después de tres sesiones el D. López me dio el alta y me animo a formarme en esta técnica, así que en el año 2014 comencé y un año después termine mi formación.  

Ahora después años de ejercer esta terapia puedo decir que es una gran herramienta para sanar el dolor emocional, superar los miedos, angustias, bloqueos, fobias y muchísimos otros estados psicosomáticos que nos impiden tener calidad de vida. Pero sobre todo nos ayuda a entender el origen de todo lo que nos sucede, quiénes somos y a lo que hemos venido. Que somos almas en un cuerpo físico viviendo una experiencia de vida, que la muerte no es el final de todo y que sobre todo estamos aquí para ser felices y ejercer nuestro poder como seres de luz que somos. 

Desde aquí te quiero dar esperanza y que sepas que todo es cuestión de querer, porque cuando estas en serio y comprometido contigo mismo las soluciones aparecen.  

Te deseo todo lo mejor que tu decidas tener en tu vida.  

Paqui. 

 

 

 

 

Mª FRANCISCA PÉREZ 

Terapeuta